sábado, marzo 24

Hablemos de Historia II

En la Ilustración (siglo XVIII) , hubo una marcada división entre feministas y antifeministas. Entre los segundos estaba Rosseau, quien en su tratado sobre la educación del ciudadano -Émile (1762)- eboza un retrato sobre la compañera del ciudadano (Sofía) como ser pasivo destinado a las ocupaciones domésticas que permitan la reproducción y producción del ciudadano. Excluye a las mujeres del ámbito público. También fue apoyado por Kant.
Entre los feminisitas de ese tiempo podemos encontrar a Diderot. Aportó explicaciones culturalistas de la desigualdad entre hombres y mujeres, pero también dijo que las mujeres eran seres privilegiados que poseian dotes adivinatorios gracias al útero. Este "discurso de excelencia" tiene el mismo efecto social que el "discurso de la inferioridad" (¿Por qué? subestimación supongo)(Tema abierto). Algunos feministas liberales fueron: Madame Lambert, Théroigne de Méricourt, D' Alembert, Madame d' Epinay, el barón D' Holbach, el caballero de Jaucourt, el marqués de Condorcet, Olympe de Gouges o la británica Mary Wollstonecraft. Opinaban que la desigualdad era un efecto histórico-social que debía ser erradicado mediante la educación y la reforma de las instituciones para construir una sociedad mas justa y mejor, y no un hecho natural que hubiera que perpetuar.
Entre sus escritos podemos encontrar: Cuaderno de quejas y reclamaciones (1789), redactado por mujeres de diferentes estratos sociales para ser llevados a la reunión de los Estados Generales convocada por Luis XVI. Ahi se exigia desde el derecho al trabajo al de representación política directa.


No hay comentarios: