viernes, mayo 23

Ask me about Kevlar


Stephanie Kwolek nació en New Kensington, Pennsylvania en 1923. Después de graduarse de Química en 1946 de el Carnegie Institute of Technology (ahora Carnegie-Mellon University), Stephanie Kwolek fue a trabajar a DuPont Company. Ella obtendría en última instancia 28 patentes a lo largo de sus 40 años como científica de la investigación. En 1995, Stephanie Kwolek fue introducida en el Salón de la Fama Nacional de los Inventores en Akron (Ohio), donde se codea con figuras históricas como el polifacético Thomas Edison o los aeronáuticos hermanos Wright.

Era una de las pocas mujeres en la plantilla de investigadores de la multinacional DuPont, destinada en un centro experimental con el específico encargo de encontrar una fibra resistente para reforzar neumáticos y facilitar el ahorro de combustible. “No fue exactamente un momento eureka”, recuerda Stephanie Kwolek sobre el día en el que una lechosa solución de polímeros empezó a gotear de su espátula de laboratorio como si fuera agua.
El Kevlar fue patentado por Kwolek en 1966.

Es una fibra dorada, ligera pero cinco veces más resistente que el acero, que se utiliza para la construcción de chalecos anti-balas, cascos, escudos, neumáticos, guantes de cocina, botas, cables, frenos, piezas de aviones e incluso colchones.No se corroe ni se oxida, y es extremadamente ligero.


Entre todos los homenajes y reconocimientos que a estas alturas recibe la señora Kwolek destaca sobre todo la estadística de que más de tres mil agentes de Policía en Estados Unidos han podido sobrevivir a disparos mortales gracias a su descubrimiento. Sin mencionar, el número de militares que se han beneficiado de esta tecnología desde que a partir de la “Tormenta del Desierto” para liberar Kuwait todos los cascos utilizados por tropas del Pentágono son fabricados con Kevlar.


No hay comentarios: