miércoles, octubre 29

Cavilaciones de una mujer alterada


La vanidad sirve de algo. Últimamente he puesto más esmero en mi arreglo personal (hasta me pongo rubor) porque me da la gana (hormonas seguramente) y antier, andando a la carrera, vi que me faltaba algo. Si, no me habia puesto rímel. Entonces, estando yo apunto de irme a la escuela, regresé a la parafernalia que llamo mi habitación, a la bolsa que había usado el sábado pasado, por el famoso artículo de "belleza" y sorpresa, ahi estaba estaba también mi cartera. Así que si mi percepción hubiera sido errónea y si me hubiera gustado mi imagen sin rímel, hubiera olvidado mi cartera en casa. Pero en fin, el hubiera no existe.
Se me ocurrió.

1 comentario:

samy oil dijo...

te apoyo completamente en eso a mi muchas veces me ah pasado algo asi regreso para ponerme gloss o perfume y veo que olvidaba siempre algo y bueno eso de olvidad la cartera es muyyy tuyo