domingo, junio 28

Date

"Los casos de divorcio en la alta sociedad le eran bien conocidos, y en ninguno de ellos logró el interesado el fin que se había propuesto. En cada uno de esos casos, el marido había cedido o vendido a su mujer; y la culpable, la que no tenía ningún derecho para contraer un segundo matrimonio, quedaba en libertad para contraer un nuevo vínculo. En cuanto al divorcio ilegal, que sería penado con el castigo de la mujer infiel, Alejo Alejandrovitch entendía que no podía acudir a él."

Ana Karenina
León Tolstoi

4 comentarios:

Amielle dijo...

Si el matrimonio es un muy mal negocio, el divorcio ni se diga, a fin de cuentas sale ganando el mas gandalla,el que no se lo merece. Alabadas sean las leyes.
Saludos

Jaime dijo...

"En caso de que hubiera una muchacha virgen comprometida con un hombre y un hombre (otro, no el del compromiso) la hallara en la ciudad y se acostara con ella,, ustedes tienen que sacar a ambos a la puerta de aquella ciudad y lapidarlos"-Deuteronomio 22: 23,24
La muchacha tenía que gritar cuando la violó, si no significa que estuvo de acuerdo.

"En caso de que un hombre halle a una muchacha, una virgen que no haya estado comprometida, y realmente la prenda (la viole pues) y se acueste con ella, y hayan sido sorprendidos (menos mal) el hombre que se acostó con ella tiene que dar al padre 50 siclos de plata, y ella llegará a ser su esposa porque la humilló (o sea, violar=humillar)" Deuteronomio 22: 28,29.

Una observación: Dice que si fueran sorprendidos, pero si no fueran sorprendidos, ella no podría probar que él de hecho la violó. Es decir, perdería su virginidad, y no tendría cómo probarlo. Ahora fíjate en este:

"...'Ésta mujer que he tomado, y procedí a acercarme a ella, y no hallé prueba de virginidad', [...] si esta cosa ha resultado ser verdad, que no se halló prueba de virginidad en la muchacha, entonces tienen que sacarla a la entrada de la casa de su padre y lapidarla, porque ha cometido prostitución." Deuteronomio 22: 13-21.

¿Ves? La ley, desde hace miles de años, tiene fallas enormes, es sexista y desigual, en este caso la ley judía. Una mujer que se acostaba con otro hombre era porstituta. Una mujer violada que no pudiera probarlo habría perdido su virginidad, y sería lapidada si se casaba. Ahora nuestra sociedad conserva el legado de la cultura judeocristiana. He ahí el porqué de que se preserve el machismo en la cultura occidenta: la religión y su influencia en la sociedad y las leyes.

Jaime dijo...

Por cierto, Karenina es magnífica. El dechado de la libertad, fue un espíritu libre, un ejemplar escaso en la literatura. Dejó a su hijo, a su esposo, su riqueza y sus valores frente a una sociedad muchas veces más conservadora y cerrada que la nuestra. Tuvo el coraje de dejar la vida aburrida de ser tapete de un funcionario. Qué valor.

Otro personaje, todavía más atropellado y trágico: Sonia, de Crimen y castido (de Dostoievsky)

Susie Q dijo...

"..La ley, desde hace miles de años, tiene fallas enormes, es sexista y desigual..."Claro claro claro, sólo por citar otro caso, en la india hasta antes de 1900, las esposas eran obligadas a darse muerte sobre la tumba de su marido.
Tendré que leer a Dostoievsky.