lunes, julio 20

Feminismos I

Me dí a la tarea de desempolvar mis copias ilegales de libros de la prepa para poder escribir sobre tipos de feminismo.

Feminismo radical

Fundado por Kate Millet y Sulamith Firestone, autoras de Sexual Politics (1969) y The Dialectic of Sex (1970). Su investigación tiene como objetivo dar con la raíz de los problemas de las mujeres. Así, la situación individual y colectiva de éstas se explica en términos de opresión, pero de una opresión que no viene impuesta por un sistema de dominación económico, si no sexual: el patriarcado. Pero para terminar con ésto no es suficiente introducir reformas jurídicas parciales, si no que es preciso el tipo de cambio total asociado a una revolución política, una revolución sexual.
Una feminista radical muy famosa fue Valerie Solanas:
http://eslamerceria.blogspot.com/2008/01/de-sus-labios-valerie-solanas-ney.html

Feminismo de la diferencia
Apareció de la mano de la filósofa y psicoanalista Luce Irigaray (Speculum de l'autre femme, 1974) y arraigó con fuerza poco tiempo después en círculos feministas italianos como el de Luisa Muraro (L'Ordine simbolico delta madre, 1991). Es propio de este feminismo su manifiesta ruptura con la tradición feminista moderna. Irigaray rechaza la herencia emancipatoria e igualitarista por tratarse, a su juicio, de un puro discurso masculino y androcéntrico que objetualiza y oculta el ser mujer. Desde una óptica férreamente esencialista, la igualdad no es considerada un término con una carga conceptual diversa e históricamente variable, si no que es ante todo una determinación del ser masculino en su despliegue. De ahí que para las teorías feministas de la diferencia la igualdad constituya un valor castrador del ser mujer.

9 comentarios:

Jaime dijo...

Me gusta la filosofía, me gusta Simone de Beauvoir. Por el momento, me convence más y el de Ayaan Hirsi Alí, que primero se preocupa por la situación sociocultural y política (con "política" no me refiero a la de los gabinetes, sino a la de sus derechos civiles) de la mujer. Me parece mucho más certera su preocupación, que la de pensar en sus atributos filosóficos existenciales. Primero lo primero, después ya vendrán otras discusiones. Tal vez soy muy positivista, pero hay cosas en las que creo que la filosofía se vuelve más un entretenimiento de ociosos que una herramiente útil, los marasmos filosóficos solo complican las cosas. La discusión sobre el ser tiene miles de años, y no parece que tenga fin, porque me parece un atributo que es más bien la puesta en escena de algo inaprehensible, pero yo soy un monista*, y los atributos son solo una expresión de la materia.
Si la igualdad es androcéntrica o no no lo sé, ¿pensaría un hombre que la igualdad es "feminocentrista" si fuera una propuesta feminista?, es decir, la igualdad no busca anular la escencia del ser mujer u hombre, sino las consecuencias extremistas que ha traído una mala reflexión sobre dicha esencia. Se busca igualdad en otros aspectos, no ontológica.

No creo que anule el ser mujer, tampoco creo que se sobreestime, pero sí creo que se vindica. La igualdad, filosóficamente, es imposible, jamás dejaremos de asimilar al otro como el Otro, pero, al menos, buscamos asimilarnos con 'él', un ser solo es idéntico a sí mismo, pero es similar a otros seres. El ser hombre y el ser mujer, hablando desde el humanismo, son similares. Eso, como te dije, es intuitivo.

Pero bueno, resta mucho qué decir todavía, debo hacer también unas investigacines. La propuesta sigue, si te expones a bailar merengue no va ser peor decir un par de cosas que hagan pensar a otros.
Salud.
*Explicarte qué tiene qué ver el monismo con la discución del Ser sería tardado aquí, pero te lo debo.

Jaime dijo...

Disculpa que sea tan largo lo que escribo, solo debería ponerte unas cuantas palabras esenciales y desarrollar lo demás en el blog. Prometo consición.

Mme. M dijo...

Yo creo que la filosofía sirve, de hecho quién me alentó en esto del feminismo fue mi profesor de filosofía de la prepa, y sinceramente estoy disfrutando montones a Simone de Beauvoir en el Segundo Sexo. Me parece que para encontrar una solución primero es necesario hacer un análisis filosófico de la situación histórica de la mujer, por ejemplo, lo que aborda en las primeras secciones: ¿Por qué se da esta opresión si no somos minoría?(equiparándo la situación de la mujer a la de el pueblo judío, afroamericano, al proletariado)¿Cómo se llegó a tal punto?
Me digo partidaria del feminismo de la diferencia porque en realidad creo que hombres no somos iguales y nunca lo seremos, lo único que se busca es justicia, equidad jurídica y social.
Expláyate. Nadie te limita.

Jaime dijo...

Por supuesto que no somos iguales, somos sujetos biológicos e históricos distintos. Como ya te dije, las diferencias de fenotipo también se expresan en el cerebro. Es lógico pensar así: si se han dividido las tareas desde hace milenios, es consecuente el hecho de que haya diferencias cerebrales, y por consiguiente, en la conducta. Vamos, existe una tendencia innata de un sexo y del otro a comportarse de modos distintos y a tener capacidades distintas. Cuando dije arriba que la igualdad debe eliminar las consecuencias que ha traído la reflexión de esas diferencias (esencia) me refiero a esto. Al reflexionar sobre las diferencias biológicas y conductuales, me parece que históricamente se le otorgaron más importancia a unas que a otras, y esto (es solo una tesis) llevó a dominación y discriminación. Vamos, el "yo doy golpes más fuertes" llevó al "no sabes defenderte". Se le han otorgado más importancia a los atributos que se consideran masculinos que a los que se consideran femeninos. Es decir, el papel de protector y suministro económico ha recaído desde hace milenios sobre el hombre, y la contribución de la mujer ha sido opacada. La tarea de la mujer casi siempre ha sido la de educación moral y las tareas hogareñas, las del hombre la caza, la guerra... la dominación.

A mí me interesa mucho el surgimiento histórico del machismo. Mi tesis es que se debe a las diferencias biológicas y la asignación primitiva de los roles (que nada más eran funciones en las que ambos sexos se fueron especializando).

Me interesa mucho lo que leí en la wiki (todos la criticamos pero todos la usamos, jaja):
http://es.wikipedia.org/wiki/Rol_social

Justicia, equidad jurídica y social: bien dicho. Las diferencias que expliqué no hay por qué convertirlas en fuentes de discriminación. Salud.

Mme. M dijo...

No siempre el papel de dominación y guerrero ha recaído sobre el hombre, en tiempos anteriores al descubrimiento de la agricultura, las mujeres también participaban en las expediciones de los guerreros, eran lo suficientemente robustas y resistentes (como dato histórico, las Amazonas del Dahomey) éstas se mutilaban los senos rehusando la maternidad, renegando de la menstruación, el embarazo y el parto, que las mantenian impotentes.
Cuando la humana era nómada, la maternidad no era considerada tan importante, era sólo un proceso natural, incluso muchos recién nacidos morían por la falta de interés , pero cuando ésta se hizo sedentaria, la maternidad cobró importancia, y la mujer se recluyó con el bebé. La maternidad se hizo sagrada junto con la fertilidad de la tierra.
"La maternidad nos condena. Absurda fertilidad"

Jaime dijo...

Claro, hay ejemplos bárbaros (que casi rayan en el martirio), pero muy aislados, casi únicos.
Por cierto, mi maestro de filosofía sabía mucho, pero era un psicoanalista, y ya sabrás las opiniones freudianas sobre las mujeres, como mi salón era de puros hombres, uff!

¿Cómo debe sentirse una mujer ante sus diferencias (por ejemplo, ahora que mencionas la menstruación)?

j/e

Mme. M dijo...

Con ese profesor hasta yo decía que la filosofía tiene una faceta de "un entretenimiento de ociosos". Mi pésame.
La menstruación es eso que les da más credito a las mujeres en la lucha diaria, porque con todo y esos 5 días al mes de incapacidad (sin contar el PMS)nos levantamos de la cama a encarar al mundo, con todo y la zancadilla masculina reglamentaria.

Jaime dijo...

¡Bravo por esa respuesta, celebro!

De lo otro, el profesor fue mi tutor para un estatal de humanidades en el CBTis, me ponía mis arrastradas, pero yo sabía que aunque ganara la discusión, sus opiniones no iban con una moral filosófica correcta, sino con la la egolatría y, citando lo que dijiste, "androcentrismo". La faceta inútil la tiene, si no todas las opiniones (aunque fueran contradictorias unas con otras) fueran relevantes. Hay momentos en los que pienso si realmente importa saber qué es el ser, el ente... si nos sirve de algo saber qué es lo bello, lo bueno... sobre todo cuando veo los enormes problemas que requieren la atención de gente inteligente (solucionar el hambre, solucionar la mala administración, la educación, la estupidez humana). El otro maestro de filosofía daba clases de religión, así que estaba peor.

Mi novia me dice una semana antes "ya valió madre, te lo digo para que me tengas poquita paciencia". Un día me puso encima de ella como dos horas, el cólico era insoportable. Mis respetos, el dolor a mí me desmayaría.

Mme. M dijo...

Yo muero sin buscapina fem.
Ja, como mi profesor de lógica de la prepa, era sacerdote. Odié la lógica y lo odié más a el. Siempre salíamos de pleito.
Sabes que sí, tal vez si tiene su faceta inútil, si sólo la usas para pararte el cuello y divagar. Y la solución para todos esos problemas y aún mas que aquejan a la humanidad, es saber (en cursiva, es la educación.