martes, marzo 9

Penes


Hace rato mientras desayunaba escondiéndome de la mirada desgarradora de el Basset Hound de mis primas (no me culpen, lo alimenté con Zucaritas y lo dejé entrar a la casa, pero se hizo pipí…) estaba pensando en que ayer fué el día Internacional de la Mujer y blah blah no faltaron los pendejos que dijeron que siii felicidades por su día que de todos modos nosotros tenemos "los demás 365" (literalmente). No le veo lo bisiesto al 2010.
Ya bastante he repetido que el día de ayer fué un día para conmemorar a todas las mujeres que murieron, sufrieron, fueron encarceladas injustamente, juzgadas de locas y a las que se les introdujeron tubos en la tráquea para darles huevo con embudo y así evitar que hicieran huelga de hambre, para que nosotras las mujeres del trepidante siglo XXI no estemos planchando, como dice la siempre acertada Maitena. Pero aún así hay retrasados que dicen que si no limpias, no cocinas y andas en bici no eres femenina. Y las leyes están de mierda y las falsas concepciones del feminismo prevalecen. De ser libre sexualmente la mujer pasó a ser (ahora explicitamente) objeto sexual.
Tetas por aquí tetas por allá, tetas en plaza Tolsá junto a los pericos de 10 000 dlls que según quién donó sus espermas para que mi mamá me engendrara tienen más valor que un cuadro de Picasso (por que a esos ni les entiendes), junto al David desproporcionado con su enorme cabeza y su diminuto pene. Pero había más tetas que penes. En la tele hay ‘Sin tetas no hay paraíso’, el libro ‘Mamás de teta grande’y el film ‘La teta asustada’: SOBREEXPLOTACIÓN. Again.
Estoy ovulando y me dan ganas de arreglarme. Sólo me falta ser estúpida y sere totalmente sexy. Ah y usar ropa interior negra.

3 comentarios:

Amielle dijo...

Seee, eso del día de la mujer es una mamada casi en todos los sentidos, y recurriendo a eso de los sentidos, para las ñoras es razón para comprar gelatina en la oficina, para las amiguis pendejonas, razón para felicitarse por el hecho de tener vagina, para los hombres, un muy mal ice breaker, aunque claro, siempre están las pendejonas que se festejan sus partes que lo toman con gusto.
Mi madre mando a felicitar a todas sus amigas, y curiosamente a mi también, me estará insinuando algo?
En fin, ya nomas por no dejar,ser estúpida no es sexy,de hecho es de huevita, y los undies negros están sobrevaluados, yo creo firmemente en el algodón en colores neutros, o en su defecto, la licra morada XD.
Saludos

Mme. M dijo...

Olé!Eso de lo estúpido y lo sexy lo escuché una peli de Enrique Guzmán y César Costa y la UNAM Y los Hoolingans de boca de una super genio que se puso un vestidito y se quitó los tenis y el pantalón entubado para gustarle a su novio. Me sacó una carcajada.
No puedo usar undies que no sean de algodón y blancos (Ave los paquetitos Hanes y Fruit of the Loom) además, sólo porque mi conciencia ambientalista me lo impide no los boto a la basura después de usarlos. Es absurda la idea de los calzones negros... me retuerce pensar en usarlos, pero la licra morada suena bien.

Lambda Cuanticos dijo...

Ah, me has librado de un terrible sentimiento de culpabilidad: yo nunca mando felicitaciones el día internacional de la mujer, por una fuertísima razón: no sé qué pinche día se festeja, y aunque un día loç supiera, nunca sé en qué pinche día estoy viviendo, respirando, etc. Una vez, a mi ex, le llegó un msj: "felicidades por tu día". Y dije: "achis, la mujer tiene un día, igual que benito juárez, igual que los tres reyes magos, igual que la ficticia e inmaculada VIRGEN de guadalupe, igual que jesús..." Y me puse a pensar que la celebración recaía, en realidad, sobre un concepto colectivo abstracto y ambiguo, MUJER, y no sobre un individuo, y pensé entonces en que no sabía, en el fondo, qué era ser mujer, y, en el fondo, no sabía qué era ser humano... y más en el fondo, pensé que no sabía qué era estar vivo, y que todas estas comemoraciones casi siempre surgen porque en su momento crucial, realmente no sabemos apreciar la persona en específico, por eso queremos significarlo otorgándole una importancia que nosotros mismos desconocemos y alienamos... Todavía no sabemos darle la debida importancia a la mujer como persona, porque cuando se la demos, lo único que advertiremos serán las diferencias más obvias, las biológicas por supuesto... porque en definitiva, otorgarle importancia a algo como para hacerlo extraordinario, siempre tiene su dosis de discriminación. Mira el día de la madre, el día de la vagina procreadora, de los dolores de parto, de la tetas para amamantar, del lado "moral" de la humanidad... Mitos y más mitos. México todavía tiene como máximo santo al mito de una mujer que jamás tuvo relaciones y procreó a un dios, y como tal, esa mujer es el santo más favorecido por dios, es un ícono sublime e intachable de moralidad: ¿conoces algún ejemplo más grandioso de lo que significa la "virtud" femenina?