viernes, agosto 20

Hasta la vista

Sólo queda un día en Texas. No más alitas de Buffalo Wild Wings, Wings 'n Things o Hooters, no más pitas de Niko Niko's, no más Sunny D o ICEEs, no más pasteles Sara Lee, no más sanwiches monumentales de Kat'z & Son a la una de la mañana, no más Budweiser ni blusas de 5 dlls.
Voy toda entambachada y espero que el madrazo que me lleve a la realidad no sea tan duro. Fridita estaba equivocada en algo...no todo es feo y estúpido por estos Lares, por lo menos no en Houston. Aunque a decir verdad, ya extrañaba mi Méchico. Con sus baches y sus cerros, sus tortillas de la esquina y poder transportarme con mis dos pies. Sus conductores a la defensiva y Grey's Anatomy subtitulada, los kilos y los grados Celsius.
Pero me llevo conmigo unas libras y unas espinillas más, ropa de clearance y fotos nuevas, un bronceado casi perfecto, unos mililitros de sudor y una nueva visión. Tía, como pagarte.

No hay comentarios: