lunes, enero 24

Escribiendo IV

Yo quiero que ellas (las forniditas),
me sacudan,
me rasquen el cuero cabelludo,
me levanten y me tiren en su hamaca,
arena.
Limpia, bien bañada,
que me froten la espalda con el agua en la piedra,
que me vuelvan asexual,
que me quiten cada olor
y que me remojen en sal.
Con una jerga me sequen entre los pies, las axilas,
todo bien.
Enfúndenme en un huipil,
azul turquesa,
pónganme en el sol,
a dieta de calabaza y dulce de almendra,
leche con miel,
y avena que cura la enfermedad,
¡Qué te cura hasta el alma niña!

2 comentarios:

Squall Leonhart dijo...

It's been a loooooong time Ms. Merceria!!!

Pos yo que soy un iletrado en eso de la poesía, siempre nomás disfrute lo que escribes tú y Serrat, oh lesser me!

El blog como un todo, que casi me lo quemé ayer todo XD, es como un retrato hablado de tí, pero en letra palmer XD.

Dejo aqui mi comentario, que mi super me quita la maquina...

A real pleassure to write again here!

Mme. M dijo...

Que onda mi Squall! Gracias por el comment, esta doña Mercería ha sufrido cambios y amputaciones pero ha sobrevivido, aquí seguimos tirando letra, pa' que la autora saque el sentir y pa' quien quiera leerla. Pásele pásele!!!