jueves, diciembre 15

Sad face

Sí, borré algunas entradas. No quisiera hablar más al respecto, sólo decir que lo lamento.
Hoy desperté temprano y deshidratada por tanto llorar. Pero está bien, supongo que está bien.
Siento, mucho.
Me duele la cabeza y me sangra la nariz.
De hoy en adelante voy a tratar de enmendarme un poco, y callar un poco más. He mejorado de años hacia acá (sí, antes era peor).
Hoy descubrí un lugar maravilloso. Un bazaar. Con libros y libros y libros viejos, frascos de pastillas, jarrones, discos, maquillaje. Todo antiguo. Me quería quedar y sentarme en el piso a escarbar por horas. Pero iba de prisa (que novedad).
Afortunadamente compré un libro. Sobre Elizabeth Arden, de pasta dura, roja e impecable. Del año 1975. Ya escribiré que tal está. Las cosas se siguen dando para que vuelva a ser yo. Mañana pasará algo, tal vez, importante. Lucho para que el miedo no me consuma. Ojalá todo salga bien. No me quiero abandonar de nuevo, no quiero herirme, ni herir a nadie más.
Ya no me lamentaré, ni explicaré ni justificaré nada. Las puertas están abiertas, para todo lo bueno, lo bendito. Y tu aclamación al universo cada vez tiene más sentido.
Paz.

No hay comentarios: