martes, febrero 14

Million dolar baby

Después del domingo de ver Batman Lego, comer palomitas a morir y acabarme un ICEE (nunca lo había experimentado, siempre quedaban algo que desperdiciar) M&Ms, papas gajo, tiras de pollo y una XX Ámbar, regresamos a casa escuchando Cartel de Santa. Son demasiadas groserías con música incluso para mí.
Ya en casa intenté ver tele con mis papás, pero creo que ver como quedó la nueva iglesia de la Luz del Mundo no es muy atractivo para mí. Entonces me dispuse a ver los Grammy's. Justo a tiempo para que actuara Beyoncé embarazada con todo su esplendor, Adele se equivocara majestuosamente y Bruno Mars bailara como un Adonis/Pedrito Fernández. Que gusto me da ver que funcionan las cosas que parecen estar fuera de lugar. No importa lo que hagas, lo que importa es cómo. Equivocarse puede ser sublime, incluso más que acertar, sí lo enfrentas de la manera correcta.
No sé si el título de este post ya lo había usado (últimamente tengo muchos Dèja Vu en cuanto a eso) pero es que hoy me sentí poderosa. Fuí a mi primera clase de box. Y golpee y golpee con el alma. Se me había olvidado cuanto me gustaba esa clase de ejercicio. 
14 de Febrero, el bolillo estaba delicioso.

No hay comentarios: