domingo, marzo 19

Almost

Este ha sido un semi-productivo fin de semana. Compré mis guantes de box, mis vendas. Todo profesional.
Descubrí que la dona de chocolate de Starbucks no es tan mala y que Guadalajara tiene árboles preciosos.
Outback tiene una sala-guardería con cámara que te permite estar viendo y escuchando a tu retoño mientras comes. Poderoso. Aunque sus Baby back ribs no son tan buenas como en Chilli's. El elote amarillo sí estuvo supremo.
En Las Alitas no hay sala de esas, pero el personal es muy curioso. Tienen esto de decir "con mucho gusto" cada vez que dices "gracias". Y cuando te despides te enganchan con un "nos vemos mañana".
No he podido conectarme con la obra vintage de Agustín Yañez que trato de leer y mientras tanto hago que Robin brinque en el juego de Batman Lego en el DS de caballerito. Cuando menos pienso ya está luchando contra Hiedra venenosa. Creo que le gusta el karate.

No hay comentarios: